Buscar

Tai Chi: Expectativas vs. realidad


Antes de tomar clases de Tai Chi por primera vez es importante tener una idea básica de lo que nos vamos a encontrar. Es una práctica que se está haciendo cada vez más conocida, pero a veces desde afuera no se sabe muy bien de qué se trata. La construcción colectiva que se tiene del Tai Chi y el Chi Kung es a veces la de "gimnasia para ancianos", o la idea de que es "algo como Yoga". Suelen verse imágenes en las búsquedas de Google, de personas haciendo posturas bonitas en la playa (que casi nunca son posiciones reales de tai chi), abuelos practicando en las plazas, o imágenes artísticas de personas con sus bellísimos trajes practicando en algún templo oriental con aire místico.

Para nuestra mente occidental suele ser necesaria un poco más de información:

 
Chi Kung no es lo mismo que Tai Chi
Mucha gente piensa que son lo mismo. El Chi Kung o Qi Gong es una disciplina energética interna. Qi significa "energía" y Gong significa "trabajo" o "arte". Por lo que estamos hablando de hacer un trabajo consciente sobre la energía y sus mecanismos.
El Chi Kung es una de las técnicas terapéuticas de la Medicina Tradicional China. Con ella aprendemos a cultivar y mejorar nuestra energía, aprendemos a hacerla circular correctamente y a dirigirla a las partes de nuestro cuerpo en dónde sea necesaria. Entendemos los mecanismos bioenergéticos de nuestro cuerpo, y aprendemos a mantenerlos en buen estado. Entrenamos y potenciamos nuestras capacidades físicas, energéticas y mentales.
Existen diferentes tipos de Chi Kung, sólo para relajar, para prevenir alteraciones, para curar desequilibrios ya existentes, para fortalecer el cuerpo, etc.
 
El Tai Chi es un arte marcial interno
Al tratarse de un arte marcial, se trabajan otras cosas. Ambas disciplinas se complementan muy bien, ya que podríamos decir que son el Yin-Yang de la práctica. En el Tai Chi trabajamos más técnicamente y aprendemos sus aplicaciones marciales. Trabajamos en fortalecer y enraizar, sin caer en el endurecimiento.
 
Hay distintos niveles de profundización
Cada practicante puede elegir qué tan en serio se quiere tomar la práctica. Este post y las siguientes recomendaciones están pensadas para quienes quieran aprender los fundamentos y las técnicas en profundidad, dedicarse, quizás rendir exámenes, estudiar la disciplina con todo lo que un entrenamiento promedio implica.
Sin embargo también están los que sólo quieren practicarlo como un hobby o una gimnasia saludable, lo cual es totalmente válido, y en cuyo caso no habrá que preocuparse tanto por alcanzar ciertos niveles técnicos o de entrenamiento, ya que no será ese el objetivo. Sin embargo sí habrá que aspirar a lograr cierto desarrollo, por básico que fuere, ya que si no nos esforzamos por trabajar el cuerpo y la mente, tampoco estaremos haciendo gran cosa.
Aunque el único resultado que busquemos sea relajarnos y bajar un cambio, ya sería un gran beneficio!
 
Es difícil perfeccionarlo y a veces cuesta
Algo muy común en principiantes es que se frustran al darse cuenta de que cuesta y cansa. Quizás fueron engañados por esas imágenes de gente haciendo posturas agraciadas en la playa, o viendo lo fluidos que se ven los movimientos en practicantes experimentados. La verdad es que esa soltura y aparente facilidad se gana con el tiempo y la dedicación. Es un entrenamiento como cualquier otro, tiene sus métodos y lleva su tiempo.
Esto no significa que sea increíblemente difícil y que sólo algunos lo puedan practicar, todo lo contrario, pero mejor no esperar que todo nos salga hermoso y super fluido en la primera clase ;)
Es como ir a una clase de danza por primera vez y esperar que todo nos salga perfecto y podamos bailar de taquito cualquier coreografía, verdad?
Otra cosa que cuesta es lograr el aquietamiento. Parece fácil, pero a la sociedad de hoy le cuesta muchísimo quedarse quieto y pensar o sentir. La espera es muy difícil, se quiere todo ya, hay muchísima ansiedad y exigencia. Los momentos de aquietamiento en la práctica generan conflicto interno, pero eso es bueno, ya que eso es lo que debemos trabajar justamente :)
 
Se empieza despacio
Otra situación frecuente es la ansiedad por saberlo todo ya, y el enojo al no poder implementar todo lo que nos dice el instructor inmediatamente.
No se puede aprender todo junto de una vez: las técnicas de cada parte del cuerpo, cambios de peso para desplazarse, recorridos energéticos, aplicaciones marciales, recomendaciones terapéuticas, movimientos, posiciones, métodos de respiración, enraizamiento, etc, etc, etc.
Al principio se hace un gran trabajo de concentración e incorporación de información, por lo que no se lograrán estados profundos de meditación ni cosas por el estilo, eso lleva tiempo y podría decirse que hay que ganárselo, esos momentos se presentarán cuando ya tengamos las técnicas, los conocimientos y los movimientos totalmente incorporados y nos salgan de forma natural, lo cual evidentemente llevará mucho tiempo y trabajo.
El instructor comienza a dar indicaciones gradualmente y el practicante las irá incorporando de a una y de a poco. Siempre habrá que repetirlas en varias ocasiones, y algunos alumnos no las entenderán hasta mucho más adelante. No todos estamos en el mismo momento de nuestro desarrollo, pero hay que saber que nunca se deja de aprender, siempre estamos perfeccionando, sin dejar de disfrutarlo!
 
La técnica es importante
Esto no es una clase de expresión corporal, el objetivo no es sólo que el movimiento se vea bonito o el famoso "fluir". Esto no es una danza (que ya de por sí tiene sus propias técnicas), es un arte marcial, y si bien no se exige al principio, el objetivo es trabajar los movimientos hasta que salgan como deberían. Ya que de esa forma generarán los resultados y acciones energéticas que se buscan.
La relajación está bien, efectivamente es una práctica relajada y suave, y sí se ve muy bonita, pero los movimientos tienen control, no sólo nos desplazamos como si flotáramos por el salón, controlamos nuestro cuerpo para lograr ese movimiento fluido, sin perder fuerza ni raíz, hay un objetivo mayor.
Determinadas técnicas son fundamentales para poder activar mecanismos bioenergéticos, y otras son importantes sencillamente porque si no las hacemos bien podemos perjudicar nuestro cuerpo, así que sí habrá que aprender algunas cosillas y corregirlas cuando haga falta, eso es lo que mejora finalmente el estado de nuestro cuerpo.
 
No se aprende en un mes
A veces se ofrecen cursos intensivos, o instructorados que duran 2 o 3 meses. Estas disciplinas llevan años para aprenderse modestamente, y el camino nunca se termina. Si un instructor o profesor te dice que ya ha aprendido todo y que ya no le hace falta seguir formándose... mejor decir buenas tardes y hasta luego.
Tampoco se aprende por cantidad de horas reloj que le metas a la práctica, sino que es por tiempo y capacidad de asimilación. Podés ir a un seminario intensivo que dure un par de días, pero tu capacidad de incorporación y asimilación no va a ser igual que la de alguien que entrena 6 horas a la semana consistentemente durante dos meses (siendo la misma cantidad de horas reloj, pero con una enorme diferencia en cuanto a desarrollo).
Nunca se termina de aprender, nunca se sabe todo, el verdadero maestro sabe que le queda mucho por aprender. Se dice que cuando se llega a cinturón negro no es el final del camino, sino justamente el principio, recién allí uno se asoma al verdadero camino y al verdadero conocimiento.
 
Se entrena el cuerpo y la mente
A veces se describen estas disciplinas como "una gimnasia suave china", generalmente para atraer potenciales alumnos a los que sólo les interese moverse un poco y rehabilitar sus articulaciones, y los cuales quizás saldrían corriendo si uno les empieza a hablar de Qi, de meditación y de artes marciales. Sin embargo una cosa no tiene por qué quitar la otra, si lo que te interesa es simplemente la parte de la gimnasia, te va a ir muy bien de todas formas. El cuerpo se beneficia inmensamente de esta práctica, fortalece músculos, tendones, articulaciones, aporta flexibilidad, mejora la capacidad cardio-respiratoria, relaja, fortalece, moviliza. Y tenés el plus de que aunque no sea tu intención, mientras todo eso le sucede al cuerpo, también sucede en la mente: flexibiliza, moviliza, fortalece, revitaliza, aclara, limpia, expande :)
 
No es necesario ambientar y vestirnos con ropas orientales
Hay una tendencia a sacralizar todo y a experimentar desde las apariencias.
A veces se tiene el concepto de que para practicar hay que "disfrazarse de chino" y poner la musiquita ambiental. La verdad es que esto no es necesario, puede elegirse o no.
A mucha gente la música le ayuda a concentrarse y relajarse especialmente entre los principiantes, lo cual es super válido... Pero no debería ser fundamental, el objetivo es poder hacer la práctica sin NECESITAR todo eso externo, ya que -como todo lo externo- es accesorio, no es esencial.
Lo mismo sucede con la ropa, los antiguos chinos usaban esos trajes porque eran chinos y allí se usaban esos trajes, era su ropa normal. A lo sumo un poquito más linda y ceremonial, pero la ropa no era lo importante. Usar el traje chino más lindo del mundo no va a mejorar tu capacidad energética ni va a mejorar tu técnica. Podemos usarlos si tenemos ganas, especialmente en demostraciones o para rendir exámenes, también provoca un sentimiento de pertenencia por parte del practicante y puede servirle como motivación, pero nunca nunca debemos olvidar que es algo externo y accesorio, el verdadero trabajo lo hacemos de forma interna.
No llevemos lo superficial y el postureo a las disciplinas internas también, que sería lo último que nos faltaba ;)
 
El instructor o maestro no es un iluminado
A no caer en trampas. El instructor es simplemente un practicante que tiene más años de experiencia y está en condiciones de transmitir los conocimientos que tiene hasta el momento. Él o ella también sigue aprendiendo y estudiando, si no lo hiciera no sería un buen instructor. Nadie es más que nadie, y todos sabemos mucho de algunas cosas y no tanto de otras, nada más que eso. Los verdaderos sabios místicos no están en una ciudad dando clases...
 
Está buenísimo
Es una practica rica y variada, hacemos muchísimas cosas! Aprendemos formas, secuencias, aprendemos a usar espadas de tai chi, abanicos, ejercicios fáciles que puede practicar cada uno en su casa, siempre hay dinámicas nuevas y hermosas que aprender.
Algo que también sucede con frecuencia es que esto se convierte fácilmente en una actividad predilecta, gusta, te hace sentir bien, te renueva, te dan ganas de seguir practicando. Te hace moverte de formas que creías que ya no podías, te hace sentir joven, fuerte, ágil. Te hace ver cosas hermosas y a buscar estar bien, ayuda a relacionarnos con el entorno y los demás de formas productivas y armoniosas, nos evita conflictos, nos ayuda a resolver situaciones, no hace querer adoptarlo para siempre :D
 

Y ahora sí, a practicar!!

#TaiChiChuan #ChiKung

Entradas Recientes

Ver todo